Llevo toda la vida sufriendo problemas intestinales que han ido empeorando por el estrés del trabajo, problemas personales y malos hábitos. Estaba desesperada, y tras un proceso de 10 semanas, estoy como nunca: tengo buenas digestiones, ya no tengo dolores de estómago ni de cabeza y, lo mejor de todo, he aprendido a anteponer mi bienestar a todo lo demás. He tomado conciencia y he introducido nuevos hábitos que, teniendo en cuenta que a mí me encanta comer, no me ha costado nada seguirlos. Destaco el trabajo de coaching que marca la diferencia con otros tratamientos: aprender a cuidarte, dedicarte tiempo, ser consciente de tu entorno y descubrir ¡cómo todo se relaciona con tu bienestar mental y físico! Es muy recomendable. ¡Gracias, Bea!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies